Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/9/2014 5:30:00 PM

Balas contra la paz

El 10 de agosto de 1984, el asesinato de Carlos Toledo Plata estremeció el proceso de paz entre Belisario Betancur y el M-19.

El 10 de agosto de 1984, el asesinato de Carlos Toledo Plata estremeció el proceso de paz entre Belisario Betancur y el M-19. El cofundador del grupo subversivo había sido uno de los guerrilleros beneficiados por la Ley de Amnistía de 1982 y, a pesar de su bajo perfil, era clave en las negociaciones. Hace 30 años, SEMANA reconstruyó el homicidio y analizó sus efectos. Ese día, Toledo Plata salía de su casa en Bucaramanga a las 7:39 de la mañana, cuando dos hombres lo abordaron y le dispararon 11 veces. El líder guerrillero, médico de profesión, había llegado a la política en 1968 como diputado de la Anapo en Santander. Luego, en 1970, obtuvo una curul en la Cámara de Representantes y desde ahí se desempeñó como enlace de la guerrilla en el Congreso. En 1979, tras el robo de las armas del Cantón Norte, su militancia fue descubierta y dos años después lo capturaron en Ecuador durante una operación guerrillera en el río Mira. Su muerte encendió una gran controversia. Primero, porque amenazaba con entorpecer la paz. Y segundo, porque llamó la atención sobre los paramilitares, presuntos responsables del crimen.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?