Viernes, 20 de enero de 2017

| 2000/10/30 00:00

Bernardo Ramírez

Bernardo Ramírez

No sólo fue el hombre estrella del gabinete de la administración Betancur sino una de las personas clave de ese gobierno. Desde su puesto como Ministro de Comunicaciones se lanzó a contactar a los guerrilleros del M-19. Habló con Jaime Bateman, Carlos Pizarro, Iván Marino Ospina y Alvaro Fayad en momentos en los que conversar con la insurgencia era una verdadera novedad. Luego del fracaso de las reuniones y conversaciones frustradas fue nombrado como embajador en Londres, desde donde empezó su retiro de la arena política a la que jamás retorno. “Toda mi vida odié, odio y odiaré la política. Mi acercamiento con ella sólo la tuve por ser amigo personal de Belisario y lo hice con mucho cariño por él y por mi país”, dice. Hoy en día es asesor de presidencia de la agencia multinacional de publicidad J. Walter Thompson. “Desde que tengo uso de razón siempre he trabajado en publicidad y es lo que sigo haciendo ahora. No guardo nostalgia de absolutamente nada”. En sus ratos libres lee todo lo que puede pues tiene una colección personal de libros que hace un mes donó a la Biblioteca Luis-Angel Arango, no sin antes firmar un convenio en el que pide que el día que muera todos sean trasladados a su natal Pereira.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.