Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2009/11/21 00:00

Braulio vs. Pedro Pablo

Justo cuando 'Las muñecas de la Mafia' y 'El Capo', que han cautivado a la audiencia, entran a su recta final, SEMANA habló con Fernando Solórzano y Marlon Moreno sobre sus personajes.

Braulio vs. Pedro Pablo

Fernando Solórzano
SEMANA: ¿Por qué cree que su capo ha sido tan bueno?
Fernando Solórzano: Porque más que un capo es una persona común y corriente que, si bien es rudo, traficante, peligroso, parece un adolescente, especialmente cuando está con mujeres.

SEMANA: ¿Qué tanto le costó encarnar a Braulio?
F.S.:
Al principio quise hacer un estereotipo de hombre rudo, malo, fuerte, serio, pero el director me pidió que me relajara, que me gozara al personaje, y eso hice.

SEMANA: ¿Qué admira del otro capo, el del otro canal?
F.S.: Marlon creó un capo diferente, elegante, apuesto, pero también rudo, jodido, malo. Braulio es más chabacano, más popular, más divertido.

SEMANA: ¿Quién tiene mejores ‘hembras’?
F.S.: Ahí sí me llevé al capo, ahí sí me las coroné todas

SEMANA: ¿Están haciendo una apología del delito?
F.S.: Yo defiendo este tipo de series, porque no se está ensalzando ni glorificando esa forma de vida. Estos son personajes con destinos tristes: capos muertos, patrones presos, socios sin plata, mujeres que sufren o son maltratadas, personas que no son modelos dignos de seguir.

SEMANA: ¿Qué tan ‘traqueta’ es Colombia?
F.S.: Nos toca comenzar a digerir muchas cosas. La presencia de gente rara y dineros extraños en la política, la economía, en la industria, en la estética… Una cosa peligrosa es que la gente joven se quedó con una palabra del mágico: el ‘corone’. Muchos no quieren camellar, sino que en un año quieren ser ricos.

SEMANA: ¿Cuándo se acaba ‘Las muñecas’?
F.S.: No pasa del 20 de diciembre. El patrón termina mal, porque como dijo en estos días el hijo de Pablo Escobar, “Lo que te da el mundo del narcotráfico la vida se encarga de quitarlo”.

Marlon Moreno
SEMANA: ¿Por qué cree que su capo ha sido tan bueno?
Marlon Moreno: Tal vez porque es un personaje muy cercano a los que han marcado la historia de la literatura universal, muy maquiavélico, shakesperiano si se quiere; un arraigo en la maldad, en los sentimientos más bajos del ser humano.

SEMANA: ¿Qué tanto le costó encarnar a Pedro Pablo?
M.M.: Casi la vida. Me obligó a moverme en límites emocionales muy fuertes, tanto en el amor como en el odio, en la soberbia, en la humildad. A una semana de terminar la historia empiezo a sentir un vacío muy grande

SEMANA: ¿Qué admira del otro capo, el del otro canal?
M.M.: No veo televisión, pero soy un gran admirador de Fernando Solórzano.

SEMANA: ¿Quién tiene mejores ‘hembras’: Braulio o Pedro Pablo?
M.M.: No conozco las de Braulio, pero siento que Pedro Pablo no tiene hembras, tiene mujeres de verdad.

SEMANA: ¿Qué opina de quienes piensan que ustedes están haciendo una apología del delito?
M.M.: Apología de delito los políticos de este país, los noticieros. El Capo es una obra muy importante dentro de la historia de la televisión colombiana. Logró criticar de alguna manera el statu quo, demostrarles al pueblo y a los poderosos, porque es tal vez de las pocas historias que ven los dirigentes e intelectuales, que sí hay gente que piensa y que puede mostrar realidades en el marco de ficción.

SEMANA: ¿Qué tan ‘traqueta’ es Colombia?
M.M: No es un problema del país, sino del ser humano, que tiene pasiones muy bajas. Ahí están El Padrino, Los Sopranos, Cara Cortada, Carlito’s Way o Los hijos del Carnaval, que han marcado el cine y la televisión y no son colombianos.

SEMANA: ¿Qué viene ahora?
M.M.: Descansar. Tratar de sacarme, si es que puedo, a Pedro Pablo de la piel. Con el final los colombianos van a entender una historia bien pensada y bien realizada en la que todos pusimos el alma.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.