Martes, 24 de enero de 2017

| 2007/01/20 00:00

Cali exige una explicación

Uno de los más graves escándalos de corrupción de los últimos años en Cali fue la desaparición de 16.000 millones de pesos del presupuesto destinado a la educación de los niños más pobres. En octubre de 2005, el fiscal general, Mario Iguarán, anunció en una publicitada rueda de prensa que había cortado la cabeza de un sindicato del crimen, como lo llamó en su momento, al capturar a 13 personas, entre funcionarios, contratistas y concejales. Entre los acusados por concierto para delinquir, falsedad en documento público y peculado se encontraba Mauricio Mejía, quien aspiraba a ser alcalde. Sin embargo, 15 meses después, varios de los señalados por el ente acusador gozan de libertad condicional y Mejía recuperó esta semana su curul en el Concejo. Ahora, el único delito del que se les acusa es abuso de confianza. De los 16.000 millones de pesos que según la Fiscalía desaparecieron en manos de los acusados, la Contraloría Municipal sólo ha encontrado 400 millones de pesos. Es hora de que el fiscal Iguarán dé la cara y les explique a los caleños qué pasó con la plata y si hay o no responsables.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.