Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/7/2008 12:00:00 AM

Cartel animal

Esta semana un caimán fue hallado en una casa de San Alberto (Cesar), cuando el desbordamiento de los ríos lo sacó de su hábitat y lo puso a hacer visita donde no debía. El animal, que fue capturado y atado por las autoridades, recordó a otros que han protagonizado escándalos.
 
¡Libertad para los cerdos!

Tres marranos fueron secuestrados en noviembre en Ocaña (Santander). Un hombre los raptó y le exigía al propietario 100.000 pesos para liberar a cada animal. El dueño, que no tenía con qué pagar por la libertad de sus cerdos, puso un denuncio por extorsión. Tras un operativo, el Gaula capturó a tres hombres y dio feliz término a la aventura de los animales.
 
Bajo sospecha
Un caballo o una vaca son los primeros sospechosos de haberle transmitido al gobernador de Risaralda, Víctor Manuel Tamayo, la bacteria de la leptospirosis, que lo tiene en delicado estado de salud. El año pasado se registraron 532 casos de personas infectadas en este departamento, dos de las cuales murieron.
 
Se busca gato
Muerto o prófugo debe estar el gato que el 15 de febrero ingresó al Instituto Técnico de Santander de Quilichao (Cauca). Ese día atacó, mordió y aruñó a varios niños. Al final, dos de ellos murieron de rabia.
 
La narco-gallina
Una patrulla de la Policía incautó 250 gramos de cocaína en las patas y bajo las alas de una gallina que iba en un bus de escalera en Tibú (Santander), en septiembre pasado. La pobre ave se quedó sin dueño cuando los agentes descubrieron que quería ser mula. Fue puesta, junto con la droga, a disposición de la Fiscalía.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.