Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/6/2008 12:00:00 AM

Con asesores así...

El incidente diplomático que causó la difusión de una charla entre el cónsul de
Colombia en Maracaibo, Carlos Galvis Fajardo, y el asesor presidencial José Obdulio
Gaviria, hizo recordar algunas de las salidas en falso que este año ha tenido el hombre
que interpreta el pensamiento del presidente Uribe.

Cónsul: “Le cuento que anoche las cosas salieron muy bien, las dos personas (el ganador de la gobernación de Zulia y el de la alcaldía de Maracaibo) son buenos amigos, y pienso que el trabajo nuestro de allá, debe ser maravilloso”.
José Obdulio: “Qué bueno hombre, qué bueno. Y cuénteme, en general el resultado...”
Cónsul: “Fue estratégicamente favorable a la oposición... nos vamos a reunir para tomar unas acciones a nivel de gobierno, porque yo estoy pensando en lo que estamos haciendo allá (...) yo solamente necesito luces suyas”.

Esta conversación sacó al cónsul en Maracaibo y puso a José Obdulio a dar explicaciones, sin ser removido de su cargo.

“La marcha del 6 de marzo en homenaje a las víctimas del paramilitarismo y crímenes de Estado es convocada y apoyada por las Farc y sus colaboradores”, estas palabras del asesor Gaviria generaron una carta de rechazo de las 22 organizaciones internacionales de derechos humanos más importantes. El 14 de abril llegó otra en el mismo sentido, firmada por 63 parlamentarios demócratas de Estados Unidos.

“El proceso de Mario Uribe en la Fiscalía va por buen camino”, esta frase, dicha por el asesor en Hora 20, levantó una gran polémica política y dejó mal parado al Fiscal General.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.