Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2006/01/27 00:00

De vez en cuando viene bien sonreír

De vez en cuando viene bien sonreír

Un caballo izquierdista y bolivariano
El indómito caballo que simboliza en su escudo la independencia de la República Bolivariana de Venezuela, debe cambiar de orientación. Acostumbrado a mirar a la derecha desde los tiempos del dictador Juan Vicente Gómez, ahora vira por completo. El actual presidente, Hugo Chávez Frías, y la Asamblea Nacional Venezolana decretaron el pasado martes que debe correr hacia la izquierda, como lo señala el rumbo de la revolución.
Un loro infiel
"I love you, Gary, I love you, Gary" repetía en tono meloso Ziggy, un loro gris africano de ocho años cada vez que escuchaba el timbre del celular. La imprudencia del pájaro, de propiedad de Suzy Collins y su novio, Chris Taylor, una pareja británica, terminó en que ella le confesó a su compañero que desde hace tres meses le era infiel con un joven llamado Gary. Hoy Ziggy espera un nuevo hogar en un local de un comerciante de aves exóticas, quien quiere enseñarle a que, en ocasiones, hay que "cerrar el pico".
Curso masivo de sonrisas
Mientras para los latinos sonreír es un reflejo natural frente al agrado que producen los demás, para los alemanes parece ser algo más complicado y hasta problemático. Tanto así que consideraron necesario impulsar una campaña nacional que los incite a sonreír durante en el Mundial de Fútbol, donde esperan ser anfitriones de millones de extranjeros. La campaña es impulsada por reconocidas figuras de Berlín que en 465 vallas promueven la frase: "Las sonrisas más agradables para nuestros huéspedes". La iniciativa está acompañada de capacitación a empleados de restaurantes, compañías de transporte, aeropuertos, etc., para que atiendan risueños a los turistas.
Un dedo en la sopa
¿Cuántos millones de dólares pagará como indemnización un restaurante si uno se encuentra un dedo en la comida? Anna Ayala y su esposo, Jaime Plascencia, se hicieron esa pregunta y fueron a uno de los restaurantes de la cadena estadounidense Wendy's en San José (California) para montar la treta. Pidieron un chile con carne y gritaron "un dedo, un dedo", que en realidad era de un amigo que había sufrido un accidente laboral. La cadena descubrió el fraude y la pareja fue condenada a nueve años de cárcel.
Zoológico de
alcohólicos
Uno al año no hace daño, dicen muchos. Pero en Rusia eso no parece suficiente. Así lo demuestran las medidas con las que ayudan a sus animales a sortear las bajas temperaturas de la actual ola de frío. Primero se supo que tres elefantes de un circo ruso recibían generosas raciones de vodka. Luego que en el zoológico de Lipetsk (sur de Moscú) los micos recibían vino tres veces al día. Y por último que un león marino con neumonía está siendo tratado con paños de brandy. Y después del invierno, ¿cómo les tratarán el guayabo?.
¿Por qué no la mató?
La misión parecería bastante sencilla para un asesino profesional: matar a una mujer que quiere ser asesinada. Pero Kevin Reeves, un joven londinense, aceptó el trabajo, cobró los honorarios y luego se arrepintió. Ella lo demandó y ahora Reeves deberá cumplir una sentencia de 15 meses, devolver la plata e indemnizar con 3.000 euros a la que iba a ser su víctima. El joven conoció a Christine Ryder en un hospital siquiátrico donde estaba internada tras un intento de suicidio. La mujer le pagó 20.000 libras esterlinas para que cumpliera su macabro encargo, pero él no lo hizo y en cambio usó el dinero para llevar a su esposa de vacaciones. La juez que manejó el caso culpó a Reeves de "engaño manifiesto y reiterado".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.