Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2016/09/17 00:00

Implosión:

El pasado 11 de septiembre, todo estaba listo en la Defensoría del Pueblo de Chapinero, en Bogotá, para llevar a cabo una implosión de dos edificios de la sede.

Implosión:

Primero se escuchó el estruendo y luego todo empezó a caer. Pero el colapso se detuvo antes de tiempo. La razón: un muro impidió el derrumbe de la construcción. En medio de la vergüenza, los expertos debieron mandar traer una retroexcavadora y martillos hidráulicos y terminar el trabajo, prácticamente, con las manos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.