Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2015/09/12 22:00

Creció la familia

El miércoles, un grupo de científicos liderados por Lee Berger, de la Universidad de Witwatersrand, presentaron los restos de una especie de homínido hallada en 2013 en una cueva en Sudáfrica.

El miércoles, un grupo de científicos liderados por Lee Berger, de la Universidad de Witwatersrand, presentaron los restos de una especie de homínido hallada en 2013 en una cueva en Sudáfrica. En honor al nombre de la caverna, bautizaron a los 15 esqueletos Homo naledi. Sostienen que se trata de un antecedente desconocido del Homo sapiens y estiman que tiene 3 millones de años. Los individuos habrían tenido un cerebro del tamaño de una naranja y 1,5 metros de altura, y su anatomía les habría permitido caminar erguidos, pero también trepar. La presencia de los cuerpos en una cámara de sepultura sugiere que celebraban rituales, algo exclusivamente humano. Aunque hay dudas, el hallazgo podría cambiar la forma como se entiende la evolución.

Una criatura extraña


Su pelvis, sus hombros, su torso, sus dedos para trepar y un tercer molar primitivo recuerdan al Australopithecus, un primate homínido. Pero sus piernas, pies, muñecas y palmas de la mano son más modernas y similares a las del Homo sapiens.

¿Cuál es la edad de los fósiles?

La pregunta es crucial. Si tienen más de 3 millones de años, podría concluirse que ciertos rasgos de los homínidos avanzados habrían surgido antes de lo pensado. Si tienen más de 1 millón, sus rasgos australopitecinos serían producto de una reversión. Y si son jóvenes como el Homo sapiens, habría que aceptar que las especies de cráneo más pequeño tuvieron brazos y manos apropiadas para manejar herramientas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.