Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2015/10/10 22:00

Dilma está con la paloma de la paz

Lo que quedó claro después de la visita diplomática de la presidenta de Brasil a Colombia.

Luego de la visita de Dilma Rousseff, presidenta de Brasil, a Colombia, dos cosas quedaron claras. Lo primero es que la intención de ese país de convertirse en una potencia regional va en serio. Rousseff dialogó con el presidente Juan Manuel Santos de acuerdos bilaterales y de fortalecer las relaciones económicas, y además habló con los presidentes de Senado y Cámara y de las altas cortes para estrechar relaciones. Lo segundo, y no menos importante, es el impulso brasileño al proceso de paz. Rousseff reiteró el apoyo de su país a la implementación de los acuerdos en los territorios y del aporte en temas tan neurálgicos como la agricultura familiar y comercial, “así como las cuestiones relativas a infraestructuras con foco en la inclusión social”. Dijo, además, que Brasil ayudará en el proceso de desminado y felicitó al presidente Santos por la “valiente decisión de implementar un proceso de paz con las Farc”. Con estos dos anuncios queda claro que, así como Noruega, Cuba y Estados Unidos han desempeñado un papel trascendental en el avance de los diálogos, Brasil quiere estar para la foto del posconflicto.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.