Jueves, 19 de enero de 2017

| 2001/08/06 00:00

Diomedes Díaz

Diomedes Díaz

La ultima vez que alguien vio cantar a Diomedes Díaz fue hace unos días cuando en una finca de las espléndidas sabanas de La Junta, Cesar, entonó ante unos amigos varias de las canciones del disco en el que trabaja para sacar próximamente. La última vez que alguien lo vio llorar fue también en el mismo lugar cuando, deshecho y triste, se echó a la pena al conocer del asesinato de Consuelo Araújo Noguera, ‘la Cacica’. Según estos testimonios y contrario a lo que muchos pensaban en el sentido de que el cantante había salido fugado del país, ni siquiera se ha ido del pueblo donde la gente tanto lo aprecia. Pese a que en teoría es buscado por las autoridades para que responda por la violación y el asesinato de su amiga Doris Adriana Niño García. Han pasado tres años ya desde este crimen aún sin resolver formalmente, lo que demuestra que en algunos casos la justicia de verdad cojea. Quienes lo protegen confunden el aplauso que merece por sus dotes de artista con las responsabilidades legales que debe asumir en un caso en el cual perdió la vida una persona. La situación es tan escandalosa que es célebre la frase del ex fiscal Alfonso Gómez Méndez al ironizar cuando se le preguntó de por qué no se le capturaba: “Tenemos a toda la Fiscalía y al CTI corriendo detrás del inválido”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.