Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/10/2015 10:00:00 PM

La costurera de Carlos Castaño

Ederlidia Garizabo hizo por años uniformes para las AUC, lo cual la llevó a la cárcel y la dejó amenazada de muerte. Luego se desmovilizó y hoy confecciona ropa para empresas.

Semana: En 1999, una prima la llevó a trabajar con los paramilitares diciéndole que eran militares. ¿De veras no sabía?

Ederlidia Garizabo: No. Ese año me separé de mi esposo, me fui de Apartadó y llegué a San Pedro de Urabá a buscar trabajo. Mi prima me llamó porque yo sabía de confección.

Semana: ¿Cuándo cayó en cuenta?

E. G. : A los seis meses, cuando me dijeron que debía irme a una fábrica en Catalina, Urabá. Allá, un día el señor Carlos Castaño pasó a saludar. Lo reconocí inmediatamente y entendí en lo que me había metido.

Semana: ¿Cómo fue su relación con Castaño?

E. G. : Solo hablé dos veces con él. Era respetuoso y hablaba poco, y jamás trató mal a nadie. Una vez le hice un bolso personal. Me agradeció y me felicitó.

Semana: ¿Le pagaba bien?

E. G. : Ganaba 400.000 pesos mensuales. En San Pedro, no habría ganado más de 150.000.

Semana: Al estar las 24 horas con paramilitares, debió haber visto actos muy violentos…

E. G. : Yo no estaba todo el día con paramilitares. Yo trabajaba con otros costureros, y les hacíamos los uniformes a los militantes. Los que mataban y hacían cosas malas estaban en el monte.

Semana: ¿No le parece que es reprochable no actuar cuando uno es testigo de tanto mal?

E. G. : Mi único pecado fue coserle a la gente equivocada, y por eso tuve que pagar un precio muy alto.

Semana: ¿Por qué?

E. G. : En 2002 nos llevaron a trabajar en una fábrica en Buenaventura porque transportar los uniformes se volvía cada vez más difícil. Trabajábamos y vivíamos en el mismo edificio. Y un día llegaron las autoridades y nos sacaron como si fuéramos el propio Castaño. Estuve cuatro meses en la cárcel. Y salí porque nunca me demostraron nada.

Semana: ¿Qué hizo cuando recobró la libertad?

E. G. : Fui a ver a mi madre, que estaba enferma, y a mis hijos. Luego descansé un mes, hasta que me llamó un señor a decirme que había que volver a trabajar. Yo había intentado conseguir trabajos legales, pero me habían rechazado por mis antecedentes. Entonces volví.

Semana: ¿Y volvió donde Castaño?

E. G. : Me llevaron a un lugar que le dicen El Pueblito, en Córdoba. Allá viví en una finca y comencé a hacer ropa para Don Berna. Estuve tres años ahí hasta que me desmovilicé en 2006.

Semana: ¿Qué ha hecho desde entonces?

E. G. : Durante la desmovilización me dieron 2 millones de pesos, con los que monté un negocio en Valencia, Córdoba. Allá me volvieron a pedir trabajar de costurera para otro grupo. Y por negarme casi me matan. Tuve que dejar mi negocio botado y me vine a Bogotá. Gracias a la Agencia Colombiana para la Reintegración monté un negocio en mi casa en Kennedy.

Semana: ¿Cómo ha sido pasar de costurera de los paras a costurera en la capital?

E. G. : Hubo gente que me juzgó y me cerró las puertas, pero otra que ha creído en mí. Hoy hago uniformes para Coca-Cola, para el Banco Caja Social y para Colmena. En septiembre de este año, la Andi me premió por la labor que hago desde Malija, mi empresa.

Semana: ¿Siente que hoy vive en paz?

E. G. : Para mí la paz es estar bien con uno mismo, poder dormir tranquilo y tener la conciencia limpia. Es perdonar y volver a arrancar de cero.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1834

PORTADA

El peligro inminente de los otros grupos violentos

La bomba del Andino deja claro que terminada la guerra con las Farc aún quedan otros grupos armados. ¿Cuáles son y qué peligro representan?