Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/9/2012 12:00:00 AM

El centenario de un gran maestro

Los 100 años son un gran momento para recordar la vida de Abelardo Forero Benavides (1912–2003). Nació en Facatativá, estudió en San Bartolomé y allí se inició en los rigores de la lógica y en el debate de las ideas.

Los 100 años son un gran momento para recordar la vida de Abelardo Forero Benavides (1912–2003). Nació en Facatativá, estudió en San Bartolomé y allí se inició en los rigores de la lógica y en el debate de las ideas. Entró luego a estudiar Derecho en el Externado, pero la política pudo más. Con una bandera liberal y social tomó ese camino para llegar al Concejo de su ciudad y después a la Asamblea de Cundinamarca. Siempre reconoció como mentor a Alfonso López Pumarejo y este lo acercó a liberales como Alberto Lleras, Darío Echandía, Carlos Lozano, Antonio Rocha, Plinio Mendoza, Jorge Zalamea e Indalecio Liévano. López también lo nombró secretario de la delegación ante la Sociedad de las Naciones en vísperas de la Segunda Guerra. Y así, de político local, se convirtió en apasionado analista de la historia. De esa experiencia quedó La Victoria de los Vencidos, su primera publicación, en 1940. En 1941 fue elegido a la Cámara y formó parte del grupo que eligió por segunda vez a López Pumarejo, quien lo nombró gobernador de Cundinamarca. El 9 de abril provocó en Forero un cambio de talante político y desde entonces, al lado de Echandía, no ahorró esfuerzo para contribuir al diálogo que llevara a la Unión Nacional. Fue también ministro de Gobierno de Misael Pastrana. El periodismo fue una manera de expresar sus convicciones. Escribió en El Espectador bajo la dirección de Luis Cano y en El Liberal con Alberto Lleras. Con Darío Samper dirigió el semanario Sábado, y marcó un hito en la televisión con El pasado en presente. Durante 35 años fue profesor de Historia y Humanidades en Los Andes. Su hija, Clemencia Forero Ucrós, embajadora de Colombia en Canadá, dice que para su padre “enseñar la historia era un proceso vivo”. El país extraña al gran maestro.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.