Martes, 24 de enero de 2017

| 2009/05/02 00:00

El Dovio sigue esperando la promesa presidencial

El Dovio sigue esperando la promesa presidencial

Pese a que el cartel del norte del Valle se extinguió tras la captura o la muerte de sus cabecillas, el municipio de El Dovio sigue padeciendo los embates de las organizaciones criminales al servicio del narcotráfico. Ahora la pelea territorial entre ‘Machos’ y ‘Rastrojos’, antes ejércitos privados de los capos Diego Montoya (extraditado) y Wílber Varela (asesinado), tienen en la mira al alcalde y varios concejales de ese municipio. La causa es que revivieron la promesa que en 2007 hicieron el presidente Álvaro Uribe y el ministro Juan Manuel Santos, de instalar un batallón de alta montaña (foto) para neutralizar esos grupos en la región. La zona es considerada un santuario natural para cultivar, procesar y traficar coca, gracias a su cercanía al cañón de Garrapatas, en Chocó. Sumado a ello, El Dovio, la tierra de Iván Urdinola Grajales y Orlando Henao Montoya, se ha convertido en un refugio de capos y narcos. Por estas razones, nadie en esa localidad entiende cómo una promesa presidencial tan importante para la región se evaporó y dejó a sus habitantes a merced de la mafia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.