Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/17/2006 12:00:00 AM

El hombre de las pataletas

El magistrado de la Corte Constitucional Jaime Araújo Rentería sigue sumando puntos a su récord en peleas. Cada vez que le da un arrebato, ataca a la Corte: ha puesto en duda, públicamente, la honorabilidad de otros magistrados, ha amenazado con renunciar y hasta se ha negado a votar decisiones trascendentales. En la última semana, acusó a la Corte de modificar un fallo determinante.

“Señores, son las 6 y 30 de la tarde. Hemos discutido desde las 8 y 30 de la mañana. Han pasado ocho horas y ese es el límite que acordamos para discutir el Referendo. Estoy francamente cansado y me retiro”. Julio 9 de 2003, cuando abandonó la sala sin votar.

“En caso de renunciar, a quien debo informarle es al Congreso, que fue quien me eligió con tantos votos que de existir un segundo renglón, habría pasado, no como otros magistrados que obtuvieron la mitad de los votos que yo conseguí cuando salí elegido como magistrado”. Octubre 19 de 2005, cuando le preguntaron si cumpliría la amenaza de renunciar.

“¿Tiene afán porque se resuelva la reelección para que lo remunere el gobierno por ese servicio?”. Octubre 12 de 2005, se fue en contra del magistrado Rodrigo Escobar Gil.

“Lo que se quería era que la pena fuera mayor a lo que establecía la presente ley y así se votó la inexequibilidad. Hubo una reunión después de la declaración de Báez entre algunos magistrados, de ahí salió el segundo comunicado”. Junio 14 de 2006, cuando convocó a rueda de prensa para decir que la Corte había cambiado la decisión tomada en sala.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1825

PORTADA

Venezuela: la calle contra el dictador

Un trino de Santos indigna a Maduro y él amenaza con revelar los secretos del proceso de paz. Invocar el anti-colombianismo no cambia el hecho de que la crisis venezolana está llegando a un punto de inflexión.