Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2009/01/04 00:00

El negocio de las rebajas

El negocio de las rebajas

Los para-políticos presos no pierden el tiempo. En la cárcel trabajan, estudian, cocinan para rebajar sus penas. Los resultados de esta fórmula son más que favorables. El ex senador Miguel de la Espriella se fue para su casa tras redimir su sentencia de 3,7 años de cárcel. Por estudio y trabajo le reconocieron una rebaja de 8,5 meses. Así saldó las tres quintas partes de la condena y le fue otorgada la libertad condicional. Lo que nadie entiende es cómo hizo para estudiar al tiempo que trabajaba, pues no de otra forma se explican tantos beneficios obtenidos en muy poco tiempo. Otros siguen su ejemplo y siembran hortalizas juiciosamente:
 
Eleonora Pineda y Rocío Arias. Las dos ex congresistas se acogieron a sentencia anticipada admitiendo que eran parte de las autodefensas. En la cárcel del Buen Pastor Pineda está rebajando su condena participando en la brigada de limpieza de su patio, mientras Arias obtiene beneficios fungiendo como ‘vigía del agua’.
 
Álvaro el ‘Gordo’ García está acusado de conformar grupos paramilitares y de participar en una masacre. La Procuraduría lo sancionó por 20 años. En La Picota el Gordo, recordado por su afición a la cocina, descuenta tiempo por “manipulación de alimentos”.
 
Mauricio Pimiento fue condenado a siete años de cárcel. Por su buen comportamiento y su trabajo como agricultor ya logró hacerse con el beneficio de una salida bimestral por 72 horas y está reduciendo su condena.
 
 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.