Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/14/2008 12:00:00 AM

El para-sueño americano

Un jefe paramilitar que no se desmovilizó puede abrir la puerta de la impunidad definitiva si logra negociar con Estados Unidos y eludir la justicia colombiana.
 
Hughes Rodríguez era hasta hace poco un temido narcotraficante y paramilitar del Cesar, aliado de primer orden de ‘Jorge 40’. La justicia colombiana lo investiga por varios crímenes, incluido el desplazamiento forzado, y el concierto para delinquir. Se le señala como el responsable de los cobros de extorsiones para las AUC en ese departamento y de la usurpación de miles de hectáreas de tierra. Sin embargo, nunca se desmovilizó, ni acogió a la Ley de Justicia y Paz.
 
En cambio, se entregó a la justicia de Estados Unidos, que lo requería en extradición por narcotráfico. Esta semana, Rodríguez recobró la libertad gracias a que pagó una jugosa fianza en una corte del Distrito de Columbia en ese país. La semana próxima deberá comparecer nuevamente ante los tribunales donde se presume se declarará culpable por lavado de activos y no culpable de narcotráfico.

Al parecer, las pruebas contra Rodríguez son désbiles. Además, podría estar trabajando en un arreglo con la justicia de Estados Unidos que puede terminar con una condena muy blanda, lo cual es un pésimo mensaje. Sería mostrar que el camino de negociar en ese país es una manera de burlarse de la justicia colombiana, y en particular de sus víctimas.

Sólo queda esperar que la justicia colombiana lo solicite en extradición, para que responda en tribunales nacionales por los crímenes atroces que se le atribuyen.

 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.