Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/7/2009 12:00:00 AM

Enrique Parejo González

Nacido en 1930 en Ciénaga (Magdalena), Enrique Parejo González ha sido siempre un inconforme con la forma de hacer política en Colombia. A sus 79 años, este abogado, ex ministro de Justicia y símbolo de la lucha del Estado contra el narcotráfico, sigue siendo un hombre de una sola pieza. En 1958 se graduó de abogado en la Universidad Nacional y ese mismo año fue secretario de la embajada de Roma, donde se especializó en derecho penal. Volvió a Colombia en 1964 y se vinculó al Sena, en el que estuvo 10 años, al tiempo que se desempeñó como catedrático en su alma máter. Después de abrir una oficina de abogados, Parejo hizo parte de la Unión Liberal Popular, y después, cuando Galán fundó el Nuevo Liberalismo, Parejo se sumó como senador de la República y luego como ministro de Justicia, en reemplazo de Rodrigo Lara Bonilla. Al terminar su ministerio, fue nombrado embajador en Hungría, donde dos sicarios casi lo asesinan. Fue embajador en Checoslovaquia y Suiza, donde en 1991 renunció por estar en desacuerdo con César Gaviria. Al regresar fue candidato presidencial en 1994 y 2006 por sus movimientos Alternativa Democrática Nacional y Reconstrucción Democrática. Parejo nunca quiso hacer parte de los gobiernos de Samper, Pastrana y Uribe, de quien dice “le tiene miedo a una Fiscalía independiente y a que la CPI venga a meter las narices aquí, por la podredumbre que va a encontrar”. Hoy, Parejo tiene casi listo un libro sobre la toma del Palacio de Justicia, episodio que vivió como ministro del ramo, y prepara otro sobre la relación de Uribe con los paramilitares.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.