Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/9/2007 12:00:00 AM

Entre la Mona y el Moreno

Mientras Enrique Peñalosa espera, desde la barrera y con amplias encuestas a su favor en su bolsillo, todos los demás aspirantes a la Alcaldía de Bogotá participarán en competidas consultas internas de sus partidos, el próximo 8 de julio. Habrá más de las que se cree: el Polo Democrático, Mira, Colombia Viva y Alas/Equipo Colombia andan en esas.

Pero la más caliente es la del Polo. María Emma Mejía y Samuel Moreno se están moviendo como si ya se tratara de la elección definitiva. Han pautado en todos los medios. Incluso en la transmisión por televisión del partido entre Cúcuta y Boca Juniors, el jueves pasado.

Sus campañas publicitarias no son muy creativas. María Emma vuelve a echar mano del ‘sí’, que utilizaron, en el pasado, Noemí Sanín y Rodrigo Lloreda. Samuel utiliza el artículo ‘el’, que además juega con su nombre y le sirvió a Jaime Castro en su momento. ¿Ideas gastadas? Tienen lógica: cada uno le apunta a llenar sus vacíos y a explotar sus ventajas.

Las encuestas son ampliamente favorables a la ex canciller María Emma Mejía. Pero el ex senador Samuel Moreno es preferido entre los militantes del partido, el Polo Democrático. Por eso, mientras María Emma usa en forma prolífica los símbolos polistas, empezando por el color amarillo, Samuel los minimiza. Ella busca al Polo. Él, a los de afuera.

El resultado final dependerá de quiénes salen a votar. Si las intensas campañas mueven a los electores de varios partidos, ganará María Emma. Si la apatía hace que sólo se acerquen los polistas inscritos, la ventaja será para Samuel. Hagan sus apuestas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.