Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/30/2016 12:00:00 AM

"Hoy ir a hacer mercado es absurdo"

La ‘app’ colombiana Rappi lleva seis meses revolucionando la forma de pedir domicilios y hacer compras en Bogotá. Su éxito ya la llevó a Ciudad de México. SEMANA habló con Simón Borrero, uno de sus fundadores.

SEMANA: Ustedes están convencidos de que están transformando a Colombia. ¿Por qué?

Rappi: Lo que hacemos es simple. Conectamos a quienes quieren trabajar con quienes necesitan algo, y esta conexión está cambiando las cosas: usted ya no tiene que ir a hacer mercado (algo hoy absurdo), los mensajeros tienen más trabajo, y los tenderos de barrio mejoran sus ingresos.

SEMANA: ¿Ir a hacer mercado es absurdo?

R.: Hoy alguien que gana 3 millones de pesos pierde 56.000 al gastar tres horas en un mercado. En toda economía el tiempo tiene valor, y las ineficiencias retrasan el progreso de un país. Rappi transforma la sociedad.

SEMANA: Eso podría parecer exagerado. Explíquese.

R.: Hoy el mundo está sacándoles provecho a la inmediatez y a la practicidad, y por eso no tiene sentido andar con un carrito de mercado. Ese tiempo puede invertirse en otras cosas. Una sociedad que se divide las tareas crea bienestar y valor agregado.

SEMANA: ¿Qué hace exactamente la ‘app’?

R.: Hemos logrado reducir los tiempos de entrega de domicilios de cualquier tipo. Hoy entregamos un mercado completo en 35 minutos, y una gaseosa, en ocho. Y no nos limitamos a enviar alimentos.

SEMANA: ¿Qué más despachan?

R.: Comida de restaurantes que no tienen domicilios, por ejemplo El Corral y Crepes & Waffles. O, si alguien olvida las llaves en la casa, nosotros las recogemos y se las llevamos en el menor tiempo posible.

SEMANA: ¿Cómo hacen para actuar tan rápido?

R.: Funcionamos como Uber. Es decir, según la ubicación. Cuando usted abre la ‘app’ y pide algo, un algoritmo ubica al ‘rappitendero’ más cercano a la tienda donde puede conseguirse lo que usted quiere. Él toma su bicicleta o su moto, lo compra y va a donde esté para entregárselo.

SEMANA: ¿Cómo se beneficia el mensajero?

R.: El ‘rappitendero’ paga con plata de él. Luego, apenas él le entrega el pedido, usted le devuelve el costo del producto y le paga por el servicio.

SEMANA: ¿Y en el caso de las llaves?

R.: La ‘app’ calcula un precio dependiendo del tiempo que toma hacer la diligencia.

SEMANA: ¿Con cuántos ‘rappitenderos’ cuentan?

R.: Con 280, pero el objetivo es llegar a los 3.500 este año.

SEMANA: ¿Cuánto gana uno de ellos en promedio?

R.: A un domiciliario tradicional le pagan hasta 5.000 pesos la hora. Rappi no los contrata, sino que ellos trabajan como independientes. Usando la ‘app’ la mayoría labora 200 horas al mes y gana hasta 2 millones de pesos.

SEMANA: ¿Cuántos pedidos despachan?

R.: Surgimos en julio de 2015 y, hasta diciembre, atendimos 150.000 pedidos. Ninguna otra aplicación de domicilios en Estados Unidos y Europa ha logrado despachar tanto en solo seis meses.

SEMANA: ¿Cuántos clientes tienen?

R.: En Bogotá 130.000 usuarios, y en Ciudad de México, donde empezamos hace apenas un mes, 35.000. En los próximos meses queremos comenzar a trabajar en Medellín.

SEMANA: ¿Cómo hacen plata?

R.: Por la publicidad que les hacemos a las marcas en nuestra ‘app’. Además, mensualmente recibimos comisiones de restaurantes y supermercados que tienen alianzas con nosotros.

SEMANA: ¿La empresa tiene empleados?

R.: Setenta. La mayoría dedicados al servicio al cliente, a desarrollar software y a hacer publicidad.

SEMANA: ¿Cómo ven el futuro?

R.: Queremos tener gente en todos los supermercados de Bogotá y queremos que la aplicación llegue a 80.000 tenderos en todos estratos. Ojo, esta no es una ‘app’ para la gente ‘fifí’ de Bogotá.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.