Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/19/2016 12:00:00 AM

¡Esto va a estallar!

Un fantasma recorre a Europa y Estados Unidos: el del populismo extremista. SEMANA recuerda por qué la nueva ultraderecha es tan peligrosa para un mundo que necesita mantener consensos.

“Podría dispararle a alguien y no perdería votos”

Donald Trump, 23 de enero de 2016.

El republicano, favorito a la candidatura de su partido por la Casa Blanca, no ha ahorrado esfuerzos para dejar claras sus tendencias xenófobas, racistas, chauvinistas y machistas. Tampoco ha tenido problema en incitar a la violencia. Su popularidad ha desatado una ola de críticas en el poder global. El jueves, el nobel peruano Mario Vargas Llosa se unió a quienes lo ven como una amenaza para la democracia: “Es un peligro para el mundo”.

“Los guardias de frontera deberían apuntar sus armas a quienes tratan de entrar ilegalmente”. 

Frauke Petry, 30 de enero de 2016.


Directora del partido nacionalista Alternativa para Alemania (AfD, por sus siglas en alemán). No le ha temblado la mano para quebrar un principio que dominó la vida política de su país desde el fin de la Segunda Guerra Mundial: el de respetar al otro, defender la pluralidad y no cultivar el odio. El asunto encendió las alarmas el domingo pasado, cuando su movimiento se convirtió en una fuerza política relevante durante las elecciones parlamentarias regionales de tres estados federados.

“Los migrantes acabarán para siempre la civilización europea”

Marine Le Pen, 29 de enero de 2016.

Bajo su liderazgo, el Frente Nacional ha pasado de ser un partido pequeño y aislado a convertirse en una de las principales fuerzas políticas de Francia. Con el fin de “que dejen de satanizarnos” ha manejado una imagen moderna y menos radical que la de su padre, el ultranacionalista Jean-Marie Le Pen, acusado más de una vez de xenofobia. Pero las campañas de Marine contra la migración y los valores pluralistas les han arrojado combustible a los temores de la sociedad y han fortalecido el patriotismo y el odio.

“No odio a los musulmanes. Odio al islam”

El derechista holandés y fundador en 2005 del Partido por la Libertad, Geert Wilders, fue uno de los primeros políticos europeos que cruzaron la raya. Hoy mantiene un puesto en el Parlamento y lidera alianzas con otros líderes europeos afines a sus ideas antiislamistas.

“Todos los terroristas son, básicamente, migrantes”

Las palabras que el primer ministro de Hungría, Viktor Orban, pronunció tras los ataques de Estado Islámico en París el pasado noviembre explican por qué se ha convertido en el hombre fuerte de la nueva derecha europea.

“Los turcos son perros cobardes: bárbaros, infieles, tramposos y sucios”

El exgeneral y eurodiputado griego, Eleftherios Synadinos, del partido ultraderechista Amanecer Dorado, no tuvo problema en hablar así hace unas semanas durante una sesión en Bruselas. El 9 de marzo, el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, lo expulsó de la sala.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?