Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/12/2010 12:00:00 AM

Fernando Brito Ruiz

El país conoció a Fernando Brito Ruiz cuando era director del DAS en el mandato de César Gaviria. En esa época el enfrentamiento entre el gobierno y el narcotráfico era pan de cada día. Pablo Escobar se entregó a la justicia en 1991, se fugó de La Catedral en 1992 y fue muerto a tiros en 1993. Brito Ruiz nació en Pereira en 1954. Estudió Derecho en la Universidad Libre de esa ciudad e hizo posgrados en los campos laboral, administrativo y de derechos humanos. En 1987 ocupó su primer cargo público como superintendente nacional de Control de Cambios. En 1988 fue viceministro de Gobierno y en 1990 se convirtió en secretario jurídico de la Presidencia. Después de sus tres años al frente del DAS (1991-1994), trabajó en la OEA. Allí participó en la Misión de Acuerdos de Paz en Guatemala y fue asesor de Seguridad de Gobierno en Washington. En 1997 regresó a Colombia, donde se dedicó a la asesoría laboral y jurídica. En 2001 ingresó a la Procuraduría General, donde se ha mantenido a lo largo de nueve años en diversos cargos. Actualmente es el procurador del Consejo de Estado, donde se encarga de todo lo relacionado con el tema laboral. Brito Ruiz vive en Bogotá con su esposa y sus dos hijos. Sueña con estudiar en Europa un doctorado en derechos humanos. Ante el proceso que hoy enfrenta el DAS, opina: “Es una entidad clave para la Presidencia y el Estado. Sin embargo, debe mantener su independencia y no debe estar sujeta a intereses personales, diferentes a sus funciones. El problema nunca ha sido de la institución, sino de aquellos que la manejan”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.