Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/27/2012 12:00:00 AM

Fuego cruzado en Santa Marta

En menos de 36 horas durante los días miércoles y jueves, cinco personas murieron en Santa Marta víctimas de atentados terroristas y homicidios selectivos.

En Santa Marta ciudadanos y autoridades no salen del asombro. Cuando creían que lo habían visto todo con el atentado terrorista cometido contra el supermercado Rapimercar en el que una granada fue lanzada contra los clientes, 35 horas después, el pasado jueves, un hombre armado descendió de una moto y desocupó 15 proyectiles contra dos personas, asesinándolas.

El atentado contra Rapimercar, de propiedad de la familia Vesga, la más poderosa del mercado y durante varias décadas aliados de Hernán Giraldo, fue atribuido por las autoridades a los ‘urabeños’, pero los dos asesinatos de la noche del jueves dejan muchas inquietudes. En primer lugar, porque una de las víctimas, José Mogollón Álvarez, era hermano de Heider Uriel Mogollón Álvarez, el joven de 17 años, autor del atentado terrorista del miércoles. Las autoridades descartaron que se tratara de una venganza y lo atribuyeron a una posible advertencia contra el autor de los atentados para que no revelara los nombres de los autores intelectuales del atentado terrorista.

Estos cinco asesinatos en menos de 36 horas, tendrían nombre propio: la banda de los ‘urabeños’. Pero otras fuentes de inteligencia creen que podría provenir de parte del grupo que se conoce como ‘los Giraldo’, integrado por familiares, amigos y antiguos militantes del Bloque Resistencia Tayrona. Este grupo, en su estrategia por recuperar el territorio que históricamente controló el denominado ‘Patrón de la Sierra’, está extorsionando a los comerciantes del mercado, algunos de los cuales se han resistido al pago de la vacuna.

Después de la desmovilización de los bloques Resistencia Tayrona y Norte en 2006, ha habido una sucesión interminable de enfrentamientos entre bandas que se han disputado este territorio. Inicialmente aparecieron las ‘Águilas Negras’ o ‘Urabeños’, quienes se enfrentaron con ‘los Nevados’, una franquicia comprada por los hermanos Mejía Múnera a Jorge 40; extinguidos ‘los Nevados’, la guerra continuo con la ‘banda de los 40’, los herederos de Jorge 40, que no se desmovilizaron y se dedicaban sólo al narcotráfico desde Barranquilla; banda que desapareció porque no resistieron la arremetida de ‘los Paisas’, grupo que ingresó por Sucre y Bolívar, y la guerra por el control de Santa Marta continuó entre ‘Urabeños’ y ‘Paisas’, pero desde 2010 la banda originaria de Urabá comandada por los hermanos Úsuga se quedó con el control de Santa Marta y gran parte de la carretera troncal que une a esta ciudad con La Guajira.

En septiembre pasado, la Defensoría del Pueblo envió a las autoridades un informe de riesgo en el que advierte el escalamiento armado entre el grupo ilegal de los ‘Urabeños’ y un grupo armado que estaría conducido por personas cercanas a Hernán Giraldo. La alerta dice que la población está en riesgo de sufrir amenazas de muerte, homicidios selectivos y múltiples, confinamiento y desplazamiento forzado, restricciones a la libertad de circulación y de asociación, así como reclutamiento forzado y utilización de menores.

La defensoría hizo un recuento de tres enfrentamientos entre las dos bandas ocurridas los días 20 de julio y 24 y 28 de agosto, en las veredas de Calabazo y Buritaca, resultando dos personas heridas y en el último enfrentamiento dos muertos. Estas bandas visten de civil, aunque uno de los cadáveres tenía pasamontañas. Después relata los homicidios de otras once personas, entre ellas tres jóvenes que fueron desaparecidos y torturados. Uno de los muertos, el último en esos días, fue Herney Acevedo Patiño, alias ‘Mollejo’, yerno de Hernán Giraldo.

El 30 de agosto, los ‘urabeños’ sacaron un comunicado en el que en el que aclaran que el conflicto que se vive en la Sierra Nevada es contra los mal llamados ‘Giraldos’, a quienes acusan de querer’ sembrar el terror y perturbar la tranquilidad de los habitantes de la zona usando el nombre de los ‘urabeños’ para que la gente crea que son los otros y no ellos los generadores de las agresiones’. Lo cierto es que un grupo de la familia Giraldo se alió a partir de 2009 con los ‘Gaitanistas’ o ‘Urabeños’ mientras otros se fueron con ‘los paisas’, la famosa oficina de cobros de Envigado.

Un conocedor del conflicto en la Sierra dice que mientras los ‘Urabeños’ tratan de blindarse con la población con la declaración, también es cierto que los ‘Giraldos’ se cansaron de tributarle y poner la base social cultivada durante 30 años por Hernán Giraldo.

En el enfrentamiento entre las dos bandas las autoridades cuentan más de 20 muertos en los cuatro últimos meses. El problema es el mismo: el control del territorio para manejar los jugosos negocios ilegales del narcotráfico, el contrabando de gasolina, el microtráfico y las extorsiones a comerciantes de la ciudad de Santa Marta. Hasta dónde llegara esta guerra sin fin, se preguntan desconcertados los samarios.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.