Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/19/2011 12:00:00 AM

Gustavo Nieto Roa

Famoso por dirigir clásicos del cine colombiano como El taxista millonario y El inmigrante latino, Gustavo Nieto Roa cultivó la pasión por este arte desde los 4 años, cuando vio su primera película.

Famoso por dirigir clásicos del cine colombiano como El taxista millonario y El inmigrante latino, Gustavo Nieto Roa cultivó la pasión por este arte desde los 4 años, cuando vio su primera película. Nació el 3 de abril de 1942, en Tunja, y tras terminar el bachillerato llegó a Bogotá a trabajar como locutor en Radio Sutatenza. Allí conoció a Albert J. Nevis, productor norteamericano, quien le cumplió su sueño de aprender cine en Estados Unidos. Estudió en Nueva York hasta que el Ejército norteamericano lo reclutó y lo envió a Alemania. Allá hizo documentales y terminó los estudios que había dejado inconclusos. Aprovechó una beca para estudiar producción de televisión y de allí pegó el salto a las Naciones Unidas, donde por cinco años dirigió documentales en varias regiones del mundo. En 1972, a los 30 años, decidió regresar a Colombia para fundar la empresa Mundo Moderno. Desde entonces inició una fructífera época de producción de documentales y argumentales. En 1979, El taxista millonario tuvo el lujo de ser la primera película colombiana en estrenarse un 25 de diciembre y convertirse en la cinta con mayor recaudo en taquilla. En 1980, cuando pasaba por su mejor momento con dos filmes en cartelera, Cine Colombia no quiso seguir exhibiéndolas porque el gobierno le empezó a exigir impuestos sobre las ganancias. Nieto Roa optó por la distribución de películas y la dirección de telenovelas. En 2008 volvió al cine para dirigir Entre sábanas. Hoy pasa su tiempo entre Brasil y Colombia, concentrado en proyectos cinematográficos y en una comedia: Amor se escribe con sexo. Aunque reconoce que ahora llega mucho dinero al cine, en especial de los fondos público y mixtos, criticó a quienes invierten esos recursos, pues “prefieren financiar un cine de autor, sin pensar en el público, que lo que quiere es entretenimiento y diversión”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.