Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/10/2003 12:00:00 AM

Hervé Vilard

Para decenas de millares de colombianas de los 60 el cantante francés Hervé Vilard, que se hizo mundialmente famoso de la noche a la mañana con su canción Capri, c'est fini, fue como un Ricky Martin o un Luis Miguel. En aquel entonces era común ver en las paredes de los cuartos de las adolescentes el afiche de Vilard junto al del Che Guevara.

Nació en París el 24 de julio de 1946 en el taxi que llevaba a su madre al hospital y desde los 6 años vivió en un orfanato, del que se escapó 52 veces. Tomó clases de canto y en 1965, en el metro, un aviso publicitario lo inspiró para escribir Capri, c'est fini, canción que llegó al número uno en Francia.

En 1967 se embarcó en una gira por América Latina, donde se convirtió en un ídolo. Al regresar a Francia en 1968 intentó suicidarse al sentir que en su patria lo habían olvidado, pero tuvo una idea mejor: establecerse durante largas temporadas en América Latina, donde grabó cinco discos de larga duración en castellano.

A finales de los 70 y comienzos de los 80 resurgió en Francia con canciones como Venice pour l'eternité y Méditerranéenne para luego desaparecer por varios años tras un exilio en Argentina. Aunque está lejos de ser una estrella, en Francia ha vuelto a recuperar notoriedad. Acaba de aparecer una antología titulada Nos sentiments y para 2004 tiene previsto interpretar en un local de París canciones con textos de diversos poetas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?