Martes, 6 de diciembre de 2016

| 2016/01/30 00:00

Mojigatería

Por la visita a Italia del presidente iraní Hasán Ruhan, las autoridades mandaron a tapar todas las estatuas de desnudos que estuvieran en el corredor por donde pasaría el mandatario.

Mojigatería

Los exagerados escrúpulos de la clase política italiana quedaron al desnudo la semana pasada durante el paso por Roma del presidente iraní Hasán Ruhaní. Siguiendo “órdenes superiores”, las directivas de los Museos Capitolinos mandaron a tapar con cajas blancas las estatuas sin ropa que decoran el corredor que lleva al salón principal del edificio. La razón: el mandatario debía pasar por ahí para participar en una conferencia de prensa con el primer ministro, Matteo Renzi.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.