Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×
En diciembre de 1992 Julián Rodrigo Sosa iba a ser premiado por Ecopetrol como el mejor bachiller de Colombia, por el alto puntaje que había obtenido en la prueba Icfes, cuando explotó una bomba en el Hotel Orquídea Real. A partir de ese momento el país estuvo pendiente de la suerte de Julián, un sobresaliente estudiante y deportista de 17 años. Su condición era crítica. Después del atentado casi se desangra, permaneció en coma tres días y tras varias intervenciones no pudo recobrar la movilidad de sus piernas. Para muchas personas este hubiera sido el fin del mundo, pero no para Julián. Su tesón y la colaboración activa de la Universidad Javeriana lo sacaron adelante. En la sala de cuidados intensivos del Hospital San Ignacio inició sus estudios de ingeniería electrónica pues hasta ese lugar iban a diario los profesores para dictarle la clase. En el segundo semestre de la carrera ya empezó a asistir a la universidad hasta que se graduó en noviembre de 2000. Para entonces ya había conseguido trabajo en Ericsson, donde todavía tiene su puesto. Hoy Julián vive con sus padres y cada semana hace terapia. Confía en volver a movilizarse algún día ya que con ayuda de un caminador ha logrado dar algunos pasos. Tiene pensado viajar a Estados Unidos a realizar una especialización, pero siempre con el ánimo de volver al país. Le duele mucho ver cómo cada día hay un nuevo Julián víctima de la violencia y a todos esos sobrevivientes les recomienda, al igual que al país, que mantengan la esperanza en un futuro mejor y luchen por él.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.