Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2015/11/07 22:00

La cartógrafa de las FARC

Diana Forero formó parte de esa guerrilla durante 11 años y hoy trabaja en la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR).

Diana Forero

Semana: ¿Por qué dejó de estudiar ingeniería en la Universidad Nacional para irse a la guerrilla?

Diana Forero:
Yo no dejé la carrera de lado para entrar a la guerrilla. A mí me echaron porque faltaba a clase, y faltaba porque tenía que trabajar para pagar mis gastos. Cuando perdí el cupo, me llené de rabia hacia el sistema.

Semana: ¿Pero por qué esa rabia la llevó a la insurgencia?

D. F. : Porque creía en la lucha de clases. Pensé que podía cambiar las cosas.

Semana: ¿Cómo fue la llegada a la guerrilla?

D. F. : No era lo que imaginaba, sobre todo por el terror que causaba. Es una vida dura. Uno lucha con uno mismo, pasa necesidades y se siente miserable.

Semana: ¿Por qué siguió allá?

D. F. : No era un campamento de verano al que uno llega y, si no le gustó, se puede ir. Solo saldría picada dentro de una bolsa de basura.

Semana: Usted fue novia de Andrés París y trabajó con el Mono Jojoy. ¿Cómo fueron esas relaciones?

D. F. : París fue amable, y no era normal que en la guerrilla alguien fuera así. Jojoy me reclutó e insistió en que me necesitaba en la ciudad para el Partido Comunista Clandestino. Pero yo me fui para el campamento. Allá lo conocí como un hombre frío, agresivo, sin corazón.

Semana: Pero ese mismo hombre la nombró cartógrafa. ¿Qué hacía exactamente?

D. F. : Empecé con eso en 2001. Sabía hacer mapas porque estudié unos semestres de ingeniería civil y uno de ingeniería catastral y podía ubicarme en el terreno. Hacía tratado de relieve y esas cosas y pasé a ser instructora de cartografía. Les enseñaba a los guerrilleros a ubicarse. Usaban esas enseñanzas, supongo, para planear ataques contra la población civil.

Semana: ¿Hizo lo mismo cuando estuvo con Pablo Catatumbo?

D. F. : Enseñé escritura, lectura, matemáticas y cartografía. Después redacté correos y le ayudé con las cuentas a Catatumbo. Yo era la secretaria de don Pablo. Hasta ayudé a crear códigos para evitar que nos rastrearan las comunicaciones.

Semana: ¿Y no le daba cargo de conciencia estar tan cerca del manejo de enormes crímenes?

D. F. : A mí él no me contaba que estaba planeando atentados. Pero luego me enteraba por el noticiero y me sentía mal. Cuando la guerrilla llegaba a una casa hacía arrodillar al padre y lo mataba, por ‘sapo’, frente a su esposa y sus hijos. O reclutaba niños de 9 años que no sabían la vida miserable que les esperaba.

Semana: ¿Por qué se desmovilizó?

D. F. : Mi esposo era también guerrillero. Me trataba con respeto, y cuando quedé embarazada empecé a ver la vida desde otra perspectiva. Decidí irme. Corrí durante cuatro horas a pesar de estar a punto de dar a luz.

Semana: ¿Qué hace ahora?

D. F. : Soy promotora de reintegración de la ACR. Ayudo a los desmovilizados a reinsertarse. Además, estudio psicología.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.