Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/10/2010 12:00:00 AM

La cuota costeña

Juan Manuel Santos les dio la razón a los expertos en gabinetología con el nombramiento del abogado samario Sergio Díaz-Granados como ministro de Comercio Exterior y del ingeniero Carlos Rodado, oriundo de Sabanalarga (Atlántico), como jefe de la cartera de Minas y Energía.

Ambos tienen amplia experiencia en temas relacionados con sus nombramientos. Díaz-Granados fue presidente de la Anato (Asociación Colombiana de Agencias de Viaje y Turismo) y viceministro de Comercio en 2006. Actualmente se desempeña como secretario general de la U y es uno de los hombres de confianza de Santos. Entre sus mayores retos está sacar adelante el TLC con Estados Unidos.

Por su parte, Carlos Rodado, conservador de pura cepa y quien fue jefe de debate de Santos, estuvo a cargo del Ministerio de Minas en el gobierno de Julio César Turbay y fue presidente de Ecopetrol durante el mandato de Andrés Pastrana. Después, se convirtió en gobernador del Atlántico y fue embajador en España durante el gobierno de Álvaro Uribe. Rodado tendrá que manejar el boom petrolero y minero más grande de los últimos años y uno de sus desafíos será lograr la extracción de un millón de barriles de crudo en 2011.

Con estos nombramientos se equilibra el peso de las regiones en el gabinete, pues los ministros designados hasta el momento, como María Ángela Holguín, Germán Cardona y Juan Carlos Echeverri son del interior. Otra curiosidad que no ha pasado inadvertida en el mundo político es el número de pastranistas que integrarán el nuevo gabinete.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.