Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2007/12/08 00:00

La mala hora

Las cosas no mejoran para Augusto Moreno Barriga (foto), el gerente de Cajanal. La semana pasada cumplió dos meses de estar detenido por ordenes absurdas de jueces de todo el país que lo han obligado a pagar las tutelas a los beneficiarios de la caja de compensación por el incumplimiento en las pensiones. El jueves 22 de noviembre falleció su padre, Felipe Santiago Moreno, por un paro cardiorrespiratorio, tras ser sometido a una cirugía de la vesícula. Moreno, que estaba bajo detención domiciliaria, sólo pudo salir el viernes al medio día para estar presente en la funeraria y el sábado en las exequias. Hasta ahora, con ayuda de su esposa, Yolanda Rueda, el gerente ha impuesto más de 200 tutelas para buscar su libertad, pero los fallos de los jueces han sido negativos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.