Domingo, 22 de enero de 2017

| 2009/05/16 00:00

Los samarios están desilucionados

Los samarios están desilucionados

Con la elección de Juan Pablo Diazgrandos Pinedo, los samarios se llenaron de esperanzas, pues vieron en él la posibilidad no sólo de renovación política en medio del escándalo por la captura de los parlamentarios y de los dos últimos gobernadores y alcaldes, sino de un cambio más allá de lo generacional que se plasmara en obras y transparencia. Pero más temprano que tarde la ilusión se ha ido tornando en tristeza y la joven promesa, según sus coterráneos, es un poco de lo mismo que sus antecesores: promesero, poco transparente y ausentista. Hasta los concejales que apoyaron su candidatura han tomado distancia del joven Diazgranados. Su ausentismo es tan protuberante, que solicitó el año pasado 54 semanas de licencia para alejarse del cargo y de la ciudad. Ante ello, sus coterráneos recolectaron cuatro millones de pesos para pagárselos a quien dierainformes sobre el paradero del alcalde, a quien las autoridades judiciales también buscaban para que pagara cinco días de cárcel por descartar una tutela que le obligaba a pagar las pensiones del magisterio. Ante la búsqueda, el alcalde regresó a la ciudad y se presentó a las instalaciones del DAS para cumplir la sanción.  

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.