Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2006/09/02 00:00

Mala nota

La detención del rector de la Universidad del Magdalena, Carlos Caicedo Omar, por haber conciliado de manera aparentemente irregular las cesantías a 47 empleados, sigue generando indignación. Los estudiantes de la institución han denunciado que todo hace parte de una perversa persecución política. Desafortunadamente las sorpresas desagradables no han terminado para Caicedo. No sólo acaba de sufrir un preinfarto, sino que la Fiscalía, en una misteriosa decisión, decidió quitarle la casa por cárcel y llevarlo a la prisión de Sabanalarga. Hay temor de que en este lugar no reciba los debidos cuidados que necesita y que su vida corra peligro.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.