Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/12/2017 10:15:00 PM

Mamuts Blancos

En las últimas semanas se ha hablado de la restauración del gigantesco hotel Ryugyong de Corea del Norte, que lleva 30 años en obra negra. Uno de los símbolos de la megalomanía de los líderes de esa nación es hoy una ruina inhabitable. Este caso recuerda otros megaproyectos que nunca vieron la luz.

Hotel Ryugyong

Pyongyang, Corea del Norte

Kim Il-sung, fundador y líder supremo de Corea del Norte, concibió esta mole de 330 metros como una muestra del poderío de su nación. La obra se inició en 1987 y debía terminar dos años después, pero tres décadas más tarde no ha recibido un solo huésped y sigue inconclusa, a pesar de que algunos reportes de prensa aseguran que en el proyecto se ha invertido el equivalente al 2 por ciento del PIB del país.

Archipiélago El Mundo

Dubái, Emiratos Árabes

De todos los proyectos faraónicos de Dubái, el más ambicioso es un archipiélago de 300 islas artificiales que recrea un mapamundi. En 2003 se inició su construcción, pero la obra no resultó como se esperaba. Las islas están a flote, pero solo una está habitada y cada año el mar reclama unos 40 centímetros, lo que ha hecho desaparecer la silueta de los continentes.

Tianducheng

La París de China

Desde 2007 se dio a conocer un proyecto en el que un pueblo chino se convertiría en una imitación de la capital francesa con la segunda réplica más grande de la torre Eiffel en el mundo, un Arco del Triunfo propio, un estanque de Latona –la famosa fuente de los jardines del Palacio de Versalles– y hasta villas de estilo europeo. Hoy en día es un pueblo fantasma.

La torre de David

Caracas, Venezuela

En 1990 el banquero Jorge Brillembourg, conocido como el Rey David, decidió construir el Centro Financiero Confinanzas,  que sería el octavo rascacielos más alto de América Latina con 190 metros. Con la muerte de Brillembourg, en 1994, la empresa quebró y la construcción del edificio se paralizó. Unas 1.000 familias pobres convirtieron la estructura en una gran invasión, que fue desalojada en 2014. Actualmente el gobierno considera demolerlo. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.