Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/19/2009 12:00:00 AM

Manuel H. Rodríguez

El periodismo nacional está de luto con la muerte del legendario fotógrafo Manuel H. Rodríguez, quien falleció el viernes en Bogotá a sus 89 años. El decano de los reporteros gráficos murió en su ley, pues hasta en sus últimos días se le vio captando imágenes con su inseparable cámara Nikon por la carrera séptima. En su tradicional estudio atesoró pacientemente cerca de 600.000 negativos que resumen la historia de los últimos 60 años de este país, los que ninguna entidad estatal de conservación ha querido adquirir. Toda Bogotá sabía quién era Manuel H. y lo saludaban de mano desde lustrabotas hasta presidentes. Su afición por los toros lo llevó a fotografiar a los más históricos maestros que pasaron por la Santamaría: ‘Manolete’, un año antes de su muerte; el ‘Cordobés’, ‘Paquirri’, y su amigo César Rincón, a quien le hizo sus primeras fotos como novillero a los 9 años. El ‘Maestro’, como todos los colegas le decían, comenzó a tomar imágenes como aficionado en 1946, pero se consagró cuando, con más valentía que técnica, logró perpetuar las valiosas imágenes del ‘Bogotazo’. Sus primeras fotos fueron publicadas en la revista Estampa y en El Liberal. Posteriormente trabajó en El Tiempo, El Espectador y fue corresponsal de algunos medios internacionales. Todas las personalidades del país pasaron por su lente. La vida cotidiana, la gente del común, el desarrollo urbano y la arquitectura de Bogotá fueron también temas que lo apasionaron y lo volvieron universal. Este bogotano, que será recordado con su blanca y desordenada melena, su lento caminar y su infinita capacidad para mirar y razonar a través de su cámara, siempre fue ejemplo de bondad y calidez humana.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.