Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2001/04/16 00:00

“Mi sueño es Hollywood”

Harold Trompetero, 29 años, publicista, escritor y director de la película ‘Diástole y sístole’ se estrena en la dirección de una novela de TV: ‘Amor a mil’

“Mi sueño es Hollywood”

SEMANA: Los intelectuales miran con desdén a la televisión. ¿Descendió usted al pasar del cine a la pantalla chica?

Harold Trompetero: Para nada. Hacer una novela es como hacer mil películas.

SEMANA: Viene de hacer un largometraje, ‘Diástole y sístole’, y llega a una novela. ¿No es un género menor?

H.T.: Los géneros menores no existen. Existe el menosprecio y al hacer esta comparación se está menospreciando y yo no le jalo a eso. Además uno busca llegarle a la gente y una novela es más vista que cualquier película. Ninguna película colombiana supera en taquilla a Betty, la fea.

SEMANA: Pero en el cine usted decide. ¿No le da miedo que el rating ahora decida por usted?

H.T.: La nobleza no puede con nada. Parto de este principio para hacer mis cosas. Además yo decido hacer las cosas que me gusten a mí y a mi mamá. Con eso es suficiente para ser feliz.

SEMANA: Y si no le va bien con el rating y deciden por usted…

H.T.: Trato de ser fiel y honesto a mi trabajo en la medida en que pueda cumplir estos principios sigo pa’lante.

SEMANA: A estas alturas, ¿con qué sueña?

H.T.: Con llegar a Hollywood.

SEMANA: ¿Y usted cree que el camino correcto para llegar allá es el de la telenovela?

H.T.: Sí, porque pasar por la telenovela es ejercitar el músculo y estoy en esta etapa: ejercitándome. Media hora de televisión diaria es equivalente a hacer un cuarto de película al día.

SEMANA: Su vida es como el título de la novela: va a mil.

H.T.: Sí, yo soy un volador pero ahora le estoy poniendo freno.

SEMANA: ¿Y por qué iba tan rápido?

H.T.: La vida se me ha pasado así. Como un bus. Me subí y el bus va a mil.

SEMANA: Usted refleja mucho optimismo.

H.T.: Claro. Soy muy positivo. En estos momentos hay que agarrarse a la buena energía.

SEMANA: ¿Ni siquiera lo afecta la crisis, el éxodo que han emprendido miles de colombianos?

H.T.: Al contrario, me dan más ganas de trabajar, de ser mejor y de quedarme para aportarle a Colombia. Hay que seguir aquí.

SEMANA: ¿Y usted qué tiene para aportarle al país?

H.T.: Todo lo que esté a mi alcance. Y no sólo yo sino toda la gente que me rodea. En tiempos de crisis hay que exigirse más para buscar caminos, y un buen camino ahora es la creatividad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.