Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/16/2001 12:00:00 AM

“Mi sueño es Hollywood”

Harold Trompetero, 29 años, publicista, escritor y director de la película ‘Diástole y sístole’ se estrena en la dirección de una novela de TV: ‘Amor a mil’

SEMANA: Los intelectuales miran con desdén a la televisión. ¿Descendió usted al pasar del cine a la pantalla chica?

Harold Trompetero: Para nada. Hacer una novela es como hacer mil películas.

SEMANA: Viene de hacer un largometraje, ‘Diástole y sístole’, y llega a una novela. ¿No es un género menor?

H.T.: Los géneros menores no existen. Existe el menosprecio y al hacer esta comparación se está menospreciando y yo no le jalo a eso. Además uno busca llegarle a la gente y una novela es más vista que cualquier película. Ninguna película colombiana supera en taquilla a Betty, la fea.

SEMANA: Pero en el cine usted decide. ¿No le da miedo que el rating ahora decida por usted?

H.T.: La nobleza no puede con nada. Parto de este principio para hacer mis cosas. Además yo decido hacer las cosas que me gusten a mí y a mi mamá. Con eso es suficiente para ser feliz.

SEMANA: Y si no le va bien con el rating y deciden por usted…

H.T.: Trato de ser fiel y honesto a mi trabajo en la medida en que pueda cumplir estos principios sigo pa’lante.

SEMANA: A estas alturas, ¿con qué sueña?

H.T.: Con llegar a Hollywood.

SEMANA: ¿Y usted cree que el camino correcto para llegar allá es el de la telenovela?

H.T.: Sí, porque pasar por la telenovela es ejercitar el músculo y estoy en esta etapa: ejercitándome. Media hora de televisión diaria es equivalente a hacer un cuarto de película al día.

SEMANA: Su vida es como el título de la novela: va a mil.

H.T.: Sí, yo soy un volador pero ahora le estoy poniendo freno.

SEMANA: ¿Y por qué iba tan rápido?

H.T.: La vida se me ha pasado así. Como un bus. Me subí y el bus va a mil.

SEMANA: Usted refleja mucho optimismo.

H.T.: Claro. Soy muy positivo. En estos momentos hay que agarrarse a la buena energía.

SEMANA: ¿Ni siquiera lo afecta la crisis, el éxodo que han emprendido miles de colombianos?

H.T.: Al contrario, me dan más ganas de trabajar, de ser mejor y de quedarme para aportarle a Colombia. Hay que seguir aquí.

SEMANA: ¿Y usted qué tiene para aportarle al país?

H.T.: Todo lo que esté a mi alcance. Y no sólo yo sino toda la gente que me rodea. En tiempos de crisis hay que exigirse más para buscar caminos, y un buen camino ahora es la creatividad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1832

PORTADA

El fantasma del castrochavismo

La mitad del país cree que Colombia está en peligro de convertirse en la próxima Venezuela. ¿Cuáles son las posibilidades reales de que eso suceda?