Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2015/12/12 21:00

El verdadero hogar del Indio Amazónico

La antropóloga Salima Cure habla sobre la reapertura del Museo Etnológico de Leticia, único en el mundo.

Semana: ¿Les gusta a los indígenas tener un museo?

Salima Cure: Sí. Para rediseñarlo consultamos a las etnias de los huitoto, los yucuna y ticuna, y así logramos un museo que representa al indio amazónico en su totalidad.

Semana: ¿Qué recomendaron ellos?

S. C. : Poner al agua en el centro, pues esta es fuente de vida, y el río garantiza movilidad, fertilidad y vida.

Semana: Más que un museo, este es un ‘centro de interpretación’ de la Amazonia. ¿Eso qué significa?

S. C. : Ir más allá de coleccionar objetos y representar a las comunidades en sus chagras. Al estar cerca del mambe (coca) y el ambil (tabaco), la gente se familiariza con sus culturas.
 
Semana: ¿Qué importancia tienen esas substancias?

S. C. : Sirven para celebrar, pero también para cerrar negocios, o resolver conflictos. El mambeo, por ejemplo, está relacionado con la capacidad de hablar. Así el visitante logra entender de otra forma a una mata tan maltratada y estigmatizada en el país como la coca.

Semana: ¿Es verdad que los guías del museo son indígenas?

S. C. : Sí, y no recitan un guion. Llevan a cabo rituales con plantas y hacen talleres en sus lenguas y pinturas en yanchama, que es la corteza de un árbol.

Semana: ¿No sería mejor tener a académicos expertos?

S. C. : Los indígenas son ideales porque su conexión con la naturaleza es profunda. Sus versiones de las matanzas caucheras son únicas, porque las cuentan desde lo que sus abuelos les contaron.

Semana: ¿Hablan de esos episodios?

S. C. : Sí. Ellos hacen esos ejercicios de memoria colectiva para curar la herida.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.