Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/22/2001 12:00:00 AM

“No soy chofer, soy operaria”

Luz Mery Díaz Ramos, conductora de uno de los buses de Transmilenio, habla sobre este nuevo sistema de transporte para Bogotá.

SEMANA: ¿Y ahora que tiene mejor bus se cree de mejor familia?

LUZ MERY DIAZ: No. Sigo siendo sencilla, una profesional del volante. Una mujer que no comete infracciones y que quiere mucho a sus usuarios.

SEMANA: ¿Quién conduce mejor: los hombres o las mujeres?

L.M.D.: A estas alturas las mujeres. Yo, por ejemplo, llevo en la sangre el respeto por las personas. Trato de sacar del vocabulario la imagen del chofer ordinario. Ahora somos operarios.

SEMANA: ¿Y qué va a hacer cuando le peleen por las vueltas?

L.M.D.: Aquí no tenemos nada que ver con eso. Los usuarios pagan antes de subirse. Pero me da tristeza perder el contacto con mi gente.

SEMANA: ¿Por qué? ¿No puede irse hablando con la gente?

L.M.D.: No, ya no nos dejan. Pero eso es mejor porque uno no se distrae.

SEMANA: ¿Qué va a hacer cuando alguien se suba a cantar o vender cosas?

L.M.D.: No se puede. Por el radio tengo que avisar a la central y ahí los policías lo bajan. Aquí ya no se puede parar y gritarle al man, “oiga bájese”.

SEMANA: Pero, si pagan el pasaje …

L.M.D.: No importa. Sólo tienen derecho a transportarse, no a pedir plata.

SEMANA: ¿Usted era una dura de la guerra del centavo?

L.M.D.: Es tiempo pasado. Ahora no es necesario, uno sólo puede parar en sus estaciones. El trabajo es mejor: ya no son las 16 horas sino seis horas diarias de trabajo.

SEMANA: ¿Y va a extrañar el radio a todo volumen?

L.M.D.: Claro. No va a haber. La idea es que no haya contaminación visual ni auditiva. Aunque para qué, el radiecito va a hacer falta.

SEMANA: ¿Y le han dicho piropos en este bus?

L.M.D.: Sí. Hay unos señores que dicen unas cosas…

SEMANA: ¿Qué opina su esposo de su trabajo?

L.M.D.: El feliz porque sabe que yo adoro el transporte. Y porque esto es un reto. Aspiro a ser instructora.

SEMANA: ¿Y sus hijos qué dicen?

L.M.D.: Están tristes.

SEMANA: ¿Y eso por qué?

L.M.D.: Porque ya no me los puedo llevar aquí, a mi lado. Para que me ayudaran y aprendieran a ser transportadores profesionales.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.