Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2007/07/28 00:00

obituario

Galanista de tiempo completo

Alberto Villamizar fue uno de los hombres más cercanos a Luis Carlos Galán. Formó parte del grupo de fundadores del Nuevo Liberalismo, en cuya representación fue elegido tres veces a la Cámara, y organizó las campañas de su jefe en la capital del país, que fue el gran bastión del galanismo. Fue víctima de un atentado del cartel de Medellín. Fiel a su líder, defendió desde el Congreso los proyectos más duros contra el narcotráfico, incluida la extradición. Su relación con Luis Carlos Galán se extendió al plano familiar al casarse con la cuñada del joven líder liberal: Maruja Pachón. La exitosa carrera pública fue el fruto de sus dos vocaciones: la política y la publicidad.

En la madurez, sin embargo, el destino le abrió otro camino. Con el secuestro de su esposa Maruja, ordenado por Pablo Escobar, se empeñó en buscar su liberación. El libro de Gabriel García Márquez Noticia de un secuestro recoge los dramáticos eventos relacionados con ese plagio colectivo. El testimonio de Villamizar, de hecho, fue una de las principales fuentes del Nobel para la reproducción de la dramática historia. Con el conocimiento y la sensibilidad que le produjeron el secuestro de Maruja, le dedicó años al estudio de ese grave flagelo humanitario. El presidente Ernesto Samper lo nombró ‘zar antisecuestro’. Desde allí ideó planes y estrategias para ayudar a las víctimas de ese crimen. Profundizó su conocimiento sobre el Derecho Internacional Humanitario.Conversador ameno, brillante y culto, podía alargar sesudas tertulias para conversar y debatir. Lo hacía sobre varios temas, pero siempre regresaba a su pasión principal: la política. La temprana muerte, a los 63 años, en Bogotá, a causa de una enfermedad pulmonar, lo sorprendió a punto de embarcarse en una nueva aventura: una lista de candidatos para el Concejo de Cartagena. Murió en su ley.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.