Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/2/2008 12:00:00 AM

Obituario

Óscar Golden
 
El martes pasado, el país despertó con la noticia de la muerte del cantante Óscar Isaac Goldenberg Jiménez, más conocido como Óscar Golden. En muchas emisoras volvieron a sonar Boca de Chicle, El cacique y la cautiva y Zapatos pom pom, algunos de los éxitos de quien fue considerado el pionero de la ‘Nueva ola’ en Colombia, y al que muchos han catalogado como el artista que les abrió las puertas a Juanes y Shakira. Óscar fue un ídolo de varias generaciones, especialmente de las jovencitas que en los años 60, en plena época del go-gó y el ye-yé, se morían cada vez que este galán aparecía cantando frente a la cámara al tiempo que picaba el ojo y mandaba besos. Los colombianos vibraron con los éxitos de este caleño, que le merecieron nueve discos de oro y presentaciones en más de 18 países. Comenzó su carrera artística en 1965, de la mano de Alfonso Lizarazo, en el programa de televisión El Club del Clan junto a cantantes como Vicky, Claudia de Colombia, Harold, Fausto, Christopher, Kenny Pacheco y Billy Pontoni. Tres semanas antes de su muerte, Óscar, de 62 años, había concedido una entrevista en la que hablada de su recuperación y de cómo en poco tiempo iba a volver a los escenarios a cantar. Pero falleció en la madrugada del 29 de julio en la Clínica Country, víctima de un cáncer hepático que le habían diagnosticado hacía pocos meses. Según su esposa, Andrea Luna, Óscar no quiso que nadie lo viera en los últimos días, porque prefería que lo recordaran como el hombre alegre y festivo que siempre fue.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.