Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/16/2008 12:00:00 AM

Padres e hijos

Varios ministros y funcionarios del gobierno se han visto involucrados en escándalos por la presencia de sus hijos en cargos oficiales. Estos son algunos de los casos que servirían para la célebre telenovela ‘Padres e hijos’

Sabas Pretelt y su hijo Mauricio

Hace un año y medio Mauricio, hijo del ex ministro del Interior y actual embajador en Italia Sabas Pretelt, terminó en un comité de empalme de la dirección de estupefacientes. Sin tener un contrato laboral, recibió información a su nombre sobre un millonario negocio entre Fiduagraria, Estupefacientes y particulares. Al parecer, Sabas nunca le advirtió a su hijo que la ley prohíbe la colaboración voluntaria sin vínculo laboral en despachos públicos.
 
Fernando Araújo y su hijo Luis Ernesto

La Procuraduría abrió una investigación en noviembre de 2007 para esclarecer por qué el hijo del Canciller trabajaba dentro de la delegación diplomática de la embajada en Washington sin vínculo laboral y con visa de turista. En estas condiciones, Luis Ernesto hizo gestiones a favor del TLC pagado por varios empresarios. El escándalo casi le cuesta el cargo al Canciller.
 
Carlos Holguín y su hijo Carlos José
Como pago a los muchos favores recibidos, el gobierno nombró al hijo de Carlos Holguín embajador en Ecuador. Su falta de experiencia para lidiar el fuerte incidente que se generó con Ecuador por los cultivos de coca y los desplazados, ayudó a endurecer las relaciones de Quito con Bogotá. Al final, Holguín hijo renunció porque a su papá le encargaron el Ministerio del Interior, y las leyes colombianas prohíben el nepotismo políto.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1832

PORTADA

El fantasma del castrochavismo

La mitad del país cree que Colombia está en peligro de convertirse en la próxima Venezuela. ¿Cuáles son las posibilidades reales de que eso suceda?