Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2016/02/13 00:00

¡Mil años después!

Llamar apenas histórica la reunión del viernes en Cuba entre el papa Francisco y el patriarca Cirilo sería minimizar su magnitud.

¡Mil años después! Foto: A.P.

Se trata de la primera reunión formal entre el catolicismo y la Iglesia ortodoxa desde el cisma de 1054, cuando el papa de Roma y el patriarca de Constantinopla se excomulgaron mutuamente y dieron paso a la separación del cristianismo. La enemistad ha durado casi un milenio, a pesar de que las diferencias que los alejan tienen que ver con temas tan abstractos como la existencia o inexistencia del purgatorio, la obligación de rezarle al Espíritu Santo y las jerarquías eclesiásticas. Ahora, sin embargo, problemas más mundanos los han vuelto a unir: la persecución de cristianos en Oriente Medio y África y la necesidad de la unidad en regiones del mundo que arden. A esto se suma la guerra en Siria, donde Rusia interviene cada vez con más intensidad y donde la influencia de Cirilo podría conducir a un giro para desescalar el conflicto.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.