Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2015/09/05 22:00

El rescate de la memoria audiovisual del país

Un proyecto busca recuperar buena parte de las imágenes y sonidos del pasado nacional.

Horror en la playa

Aylan Kurdi, un niño de 3 años, viajaba con su familia y un grupo de refugiados sirios hacia la isla Kos, cuando el barco naufragó.  La mañana siguiente su cadáver diminuto apareció en una playa y una reportera alcanzó a tomarle una foto. La imagen circuló por el mundo y suscitó la pregunta de si publicarla constituye un problema ético. En medio de la polémica, el director de emergencias de Human Rights Watch, Peter Bouckaert, zanjó la discusión con un argumento contundente: “A mí lo que me parece ofensivo es un niño ahogado que yace en una playa cuando se podría haber hecho más para prevenir su muerte”.

La foto se volvió viral mediante el hashtag #KiyivaVuranInsanlik que significa en turco ‘la humanidad naufraga’.

La tragedia de Omaira

El 15 de noviembre de 1985, la colombiana Omaira Sánchez, una niña de 13 años, captó la atención mundial. Su cuerpo había quedado enterrado bajo el lodo tras la avalancha de Armero, pero habló ante las cámaras hasta morir. Las imágenes causaron controversia, pero marcaron la memoria colectiva al ser en un testimonio desgarrador sobre la muerte. La fotografía recibió el Premio Pulitzer en 1985.

El tiro de gracia

El 30 de enero de 1968, un oficial de la Policía de Saigón le disparó en la cabeza a un prisionero del Frente de Liberación Nacional de Vietnam. Se trató de un acto de venganza, pues poco antes el ejecutado había llevado a cabo una masacre en un hogar vecino.

El fotógrafo Edward T. Adams recibió el Pulitzer en 1969.

La niña del napalm

El 8 de junio de 1972, un avión lanzó una bomba de napalm sobre la población de Trang Bang en Vietnam del Sur. En ese momento, Phan Thi Kim Phuc, una niña de 9 años, empezó a correr por la calle mientras sentía cómo el químico le quemaba la piel. La foto, tomada por el fotógrafo Huynh Cong Ut, cambió el curso de la guerra en Vietnam y recibió el Pulitzer en 1973.

El buitre y la niña

El 23 de marzo de 1993, el fotógrafo sudafricano Kevin Carter cubría la hambruna en Sudán, cuando vio una niña en el suelo mientras un buitre la acechaba. Carter sacó una foto e intentó espantar al animal, pero no rescató a la menor y nunca supo qué le sucedió. La imagen le trajo el Premio Pulitzer. Un año después, Carter se suicidó.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.