Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2001/07/16 00:00

“Por allá todo es muy raro”

En el exterior los Aterciopelados son reconocidos como una de las mejores bandas de ‘rock’ en español del momento. Andrea Echeverry habla de su evolución musical.

“Por allá todo es muy raro”

SEMANA: ¿Cómo ha sido la evolución del grupo álbum por álbum?: Con el corazón en la mano.

Andrea Echeverry: El primer disco, una echada al agua muy cruda pero muy energética.

SEMANA: Eldorado.

A.E.: Refleja el dominio adquirido en las giras nacionales, además le dedicábamos más tiempo a la música, lo grabamos en un mejor estudio, con un productor....

SEMANA: Pipa de la paz.

A.E.: Es la elegancia de sonido, tiene más folclor y se explota muy bien el sonido de la banda en vivo.

SEMANA: Caribe atómico.

A.E.: El computador se vuelve un instrumento, es un disco de estudio, no tiene casi guitarras, es una búsqueda de sonidos electrónicos.

SEMANA: Gozo poderoso.

A.E.: Es la aventura electrónica pero también es muy orgánico. Héctor (Buitrago) es el productor. Refleja el equilibrio entre pasado y presente, lo eléctrico y lo acústico.

SEMANA: Ustedes han aprendido a ser más sutiles en las mezclas de rock y música colombiana.

A.E.: No sólo en la fusión sino también en las letras. Al principio uno peca por obviedad y luego comienza a germinar la cosa.

SEMANA: Ahora que viaja tanto, ¿cómo se las arregla sin los detalles cotidianos de Bogotá?

A.E.: El hecho de estar fuera pone las cosas en perspectiva y uno aprecia más lo de uno.

SEMANA: Pero usted desde hace rato lo apreciaba bastante.

A.E.: ¡Ahora es peor! Usted vuelve después de 15 días de viaje y no puede imaginar la emoción. Por allá todo es muy raro. La televisión y el cine nos han metido mucha cosa de los gringos que son falsas. Usted comienza a apreciar el sancochito, la música, la gente de verdad.

SEMANA: ¿Cómo ha sido la experiencia de grabar fuera?

A.E.: Uno conoce equipos diferentes, maneras de trabajar diferentes, pero también aprende a confiar en uno, en sus vísceras, qué sé yo, a darle importancia a su oído y a sus intuiciones, a sus gustos y sensaciones. En esos viajes se descubre que lo valioso que uno tiene es que no se parece ni a los de aquí ni a los de allá.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.