Sábado, 21 de enero de 2017

| 2005/02/06 00:00

Por fin, reposo absoluto

Por qué el presidente Álvaro Uribe debió aplazar su encuentro con Chávez y su gira por Europa.

Por fin, reposo absoluto

A las 11:45 minutos de la mañana del pasado jueves, el presidente Álvaro Uribe Vélez no pudo más. Acostumbrado a un intenso ritmo de trabajo y a no parar ni un segundo, un virus lo mandó a reposar. A esa hora en la sala VIP de la segunda planta del Centro de Convenciones de Cartagena tuvieron que aplicarle suero intravenoso y se quedó dormido un rato. ¿La razón? Un cuadro viral le afectó el oído y le generó una laberintitis, lo cual a su vez desencadenó síntomas gastrointestinales. El Presidente fue llevado al Hospital Naval de La Heroica. Después de la evaluación los médicos ordenaron que fuera hospitalizado. Pasó una noche tranquila y al día siguiente fue llevado a la Casa de Huéspedes Ilustres. Al cierre de esta edición se informó que su evolución era favorable. Pero eso sí, le prohibieron por ahora subirse a un avión hasta que su recuperación sea total. La laberintitis es una enfermedad producida, entre otros aspectos, por el estrés y la fatiga.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.