Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/7/2003 12:00:00 AM

¿QUE PASO CON?

Pocos hombres tan públicos tienen una vida tan discreta. "La guerra contra Pablo Escobar me acostumbró a vivir así", dice el general Miguel Maza Márquez, quien era noticia de primera plana hace una década cuando, junto a un puñado de hombres, le declaró la guerra al poderoso narcotraficante. El general se encerró en su búnker en las oficinas del DAS para planear segundo a segundo las acciones a seguir contra el capo. De allí no salía. Allí comía, allí dormía. Fue la época en que bajo el terror de Escobar cayeron asesinados Guillermo Cano, director de El Espectador; Luis Carlos Galán, dirigente liberal; el coronel Valdemar Franklin Quintero, director de la Policía en Antioquia; Rodrigo Lara, ministro de Justicia, entre otros. Maza sobrevivió a varios atentados, como la explosión de un bus bomba frente al edificio donde estaba su oficina, que dejó más de un centenar de muertos. A sus 64 años el general Maza reparte su tiempo entre su trabajo de representante legal de la Fundación Universitaria San Martín, asesora a familias de secuestrados y disfruta la compañía de sus cinco nietos. "Por estar persiguiendo a Escobar descuidé a mis hijos. Ahora les entregó ese amor a mis nietos". Sale poco de su apartamento en el norte de Bogotá. Desde allí habla por teléfono con sus amigos o escucha vallenatos, su pasión musical, en CD. Tiene poca vida social porque la soledad es la secuela que le dejó la guerra.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.