Sábado, 21 de enero de 2017

| 2007/09/08 00:00

Qué pasó con León Londoño Tamayo

Durante casi 34 años el hombre de la voz ronca y el puro en la mano, siempre humeante, fue una de las cabezas del fútbol colombiano. Llegó al balompié en 1959 por accidente, cuando vivía en Cúcuta y el equipo de esa ciudad iba a ser liquidado. Con nueve amigos compró el conjunto motilón porque “era la única diversión que había en la ciudad”. A la Dimayor llegó en 1963, después de presentar un estudio que salvaría a la institución de ser cerrada. Pero fue en la Federación Nacional donde más polémica levantó, cuando llegó en 1982 y cambió el sistema implantado para entrenamientos, técnicos y jugadores. Trajo futbolistas jóvenes y volvió a los partidos de aficionados, de los barrios, de los que salieron Freddy Rincón, Carlos ‘Pibe’ Valderrama y Faustino Asprilla, entre otros famosos. Su sueño era llevar una Selección Colombia a un Mundial, y lo logró en Italia 90. “Tuvimos el mejor partido y el mejor gol de la historia colombiana: Rincón frente al arco de Alemania”. La selección llegó hasta octavos de final en ese campeonato. Londoño se alejó del fútbol profesional tan intempestivamente como llegó. En el comité ejecutivo que organizó en Pereira, el 11 de marzo de 1992, anunció su retiro, tras soportar amenazas contra su vida y la de su familia. “Simplemente, no permitía que se hicieran cosas distintas al deporte”. Dice que tendrán que pasar “entre dos o tres generaciones para tener una selección como la del 94”, a la que califica como el conjunto perfecto. No volvió a los estadios y poco ve los partidos que transmiten por televisión. Prefiere pasar sus días al lado de sus hijos, de sus amigos y de su esposa, Olga Moreli, con quien lleva casado 52 años.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.