Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/24/2007 12:00:00 AM

Qué pasó con

Rodrigo Marín Bernal
 
Una carrera política de 37 años hizo de Rodrigo Marín Bernal una las figuras del conservatismo con más méritos para llegar a la Presidencia de la República. Estudió derecho en la Universidad de Caldas, pero se trasladó a Bogotá para terminar su carrera en la Universidad Nacional y radicarse en la capital. Muy joven empezó a desempeñarse como abogado y a los 28 años ya era Contralor General de la República.
En 1968 fue representante a la Cámara y seis años más tarde fue senador, época que lamenta por no haber logrado la reforma laboral. Un año después fue Ministro de Trabajo del gobierno de Julio César Turbay Ayala, cargo del que recuerda con satisfacción el éxito de las políticas de concertación. En 1983 trabajó como ministro de Desarrollo en el mandato de Belisario Betancur y dos períodos más tarde, en 1994, llegó al mismo cargo. En la mitad de la presidencia de Ernesto Samper se fue como embajador en España, de donde regresó para ser el ministro de Transporte de Andrés Pastrana. Al ser relevado en esa cartera, nunca volvió a tener cargos públicos. Le dijo adiós a una época de lucha, pero con la satisfacción de haberle servido al país. Hoy este manizaleño se dedica a las asesorías profesionales en varias empresas de Bogotá. Con 74 años, tres hijos y dos nietos, Marín Bernal vive con su esposa y disfruta de los viajes y la lectura. Considera que el papel de Uribe corresponde a las expectativas que él suscitó cuando fue elegido y reelegido, pero “no estaría de acuerdo con un tercer mandato, porque afecta las posibilidades del relevo democrático, que es esencial”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1825

PORTADA

Venezuela: la calle contra el dictador

Un trino de Santos indigna a Maduro y él amenaza con revelar los secretos del proceso de paz. Invocar el anti-colombianismo no cambia el hecho de que la crisis venezolana está llegando a un punto de inflexión.