Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/28/2007 12:00:00 AM

Qué pasó con

Celmira Luzardo
 
La actriz de las telenovelas y los seriados más recordados por los colombianos se desencantó de la televisión hace tres años. Sus papeles protagónicos en historias como Los Cuervos y La Tregua la perpetuaron en la memoria de jóvenes y los adultos. Nació en Bogotá en una familia de artistas. Sus hermanos, Julio y Consuelo, le trazaron el camino de la actuación, cuando a los 7 años la guiaron para participar en su primera obra de teatro: La dama del Alba. En 1971, al terminar el bachillerato, obtuvo su primer gran papel protagónico en Volverás a mis brazos. Viajó a Londres, donde estudió edición y montaje en The National Film Institute. Un año más tarde, con 19 años, regresó a Colombia y se casó con el historiador Juan Escobar. En 1973 protagonizó La herencia y cuatro años más tarde, actuó en la película Esposos en vacaciones. Tras el éxito que tuvo en La Tregua en 1980, y la trágica muerte de su esposo, viajó a Italia para estudiar cine. En 1986 actuó en Los Cuervos. Entre 1990 y 2004, Celmira estuvo en El pasado no perdona, La potra zaina, La mujer del presidente, Yo soy Betty la fea y Francisco el matemático, en la que tuvo su último papel. Desde su retiro, está dedicada a negocios personales, a viajar y a compartir con su hija Laura, de 19 años. Tras un segundo matrimonio con Marco Canevari, hoy está soltera y disfruta de estar en la naturaleza, leer y bucear. Aunque actualmente no le gusta el rumbo que ha tomado la televisión, en un futuro espera volver a actuar en una historia con un buen escritor y un buen director.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.