Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/24/2007 12:00:00 AM

Qué pasó con

Villa Adelaida

L a casa de Agustín Nieto Caballero, construida en 1917 para su esposa Adelaida, que hace poco causó roces entre el gobierno nacional, el Distrito, inversionistas privados y la comunidad, aún depende de la tramitología del Estado. Aunque el Ministerio de Cultura y la Fiduciaria Alianza, dueña del inmueble, se encargan de mantenerla, no hay un plan de protección acordado. Restaurar la Villa, que es representativa de la arquitectura de comienzos del siglo XX y está ubicada entre las carreras quinta y séptima en Bogotá, cuesta más de 4.000 millones de pesos. El problema por la casa, que lleva 14 años deshabitada, se inició en octubre de 2005 cuando se supo que sería transformada en centro comercial y en un hotel. El plan fue aprobado en dos ocasiones por el Consejo de Monumentos Nacionales, pero el Ministerio de Cultura no lo apoyó por diversas razones. El Distrito realizó una consulta ciudadana entre los vecinos que costó 70 millones de pesos, y la mayoría de las 6.000 personas que votaron decidió que la casa se debía conservar con un parque a su alrededor. Pero como el predio es privado, el Estado sólo puede obligar a sus dueños a que mantengan su valor histórico y cultural. Durante el proceso, la sombra del narcotráfico estuvo presente, pues Manuel Abajó, su propietario, tenía una investigación por este delito; actualmente está en manos de Estupefacientes. Hoy día, el 80 por ciento del terreno funciona como parqueadero mientras la casa se cae a pedazos, sin que ni el Distrito ni la Nación encuentren la fórmula para salvar este valioso patrimonio arquitectónico.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.