Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/9/2008 12:00:00 AM

Qué pasó con

Tulio Zuloaga
 
En 1994, cuando Carlos Vives rejuveneció el vallenato, a Discos Fuentes se le ocurrió montarle competencia y puso a un joven mechudo y de aretes de cantante. El intento pegó, tanto que por primera vez se vio en MTV un artista colombiano, era Tulio Zuloaga. Pero este barranquillero, a quien el país conoció en Pequeños gigantes, era hasta ese momento más famoso por ser locutor de 88.9. A pesar de haber actuado en televisión, logró más reconocimiento por presentar la sección Tumbe a Tulio en Maximini TV. En 1994 grabó Folclor urbano y tuvo su cuarto de hora de fama con La cachuca bacana. Cuando la música perdió su entanto para él, se fue a Medellín. Vivió en una residencia estudiantil y montó una oficina para ofrecer sus espectáculos. Conoció a su actual esposa, con quien tiene tres hijos. A finales de 1998 empezó una época de dificultades económicas. Se retiró de los espectáculos y se puso a estudiar mecánica automotriz en una universidad de garaje. En 1999 trabajó en talleres de Barrio triste y La Bayadera, sectores deprimidos de la ciudad. “Mi música seguía vigente y los clientes se sorprendían de verme engrasando sus carros”. Con 300.000 pesos y un socio arriesgado montó su propio taller, TecniAutos. Ocho años después se ha convertido en uno de los más recomendados por los concesionarios. y hace dos años creó Grupo Tarea. Cuando había jurado no regresar a la escena pública, el dueño de Cosmovisión le propuso presentar el magazín La buena vida, que lo ha vuelto a encarretar con la televisión. “Me siento como en mis años de ‘Pequeños gigantes’,” dice, aunque asegura que nunca volverá a cantar ni a actuar, prefiere quedarse en casa con sus hijos y escuchar a Carlos Vives.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.